Transportes para llegar a destino

Cuando es época de vacaciones, son miles los desplazamientos a destinos. Sin lugar a dudas, el rey de este tipo de desplazamientos es el avión, que permite en pocas horas, comunicar destinos muy lejanos entre sí.

Según se ha podido saber, este año han vuelto a ascender las reservas de vuelos para destinos como Costa Rica o México, pero no son los únicos. En lo que a Europa y Asia se refiere, parece que este año serán Tailandia o capitales como Praga o Amsterdam las que mejor aceptación tendrán entre los pasajeros que se decidan por conocer otros rincones del planeta.

Pero, volviendo a los transportes, no es el único que cada vez crece más.

Con la llegada de los trenes de alta velocidad, son muchos los que prefieren no embarcarse a volar y deciden comprar los billetes para, a la vez, disfrutar de los paisajes que dejan los raíles a sus lados. Tradicionalmente ha sido uno de los transportes más solicitados, también por la ventaja de sus precios, aunque lo cierto es que hay ciertas distancias que son más difíciles de cubrir con este medio.

Si tus destinos no están demasiado lejos, es una alternativa a tener más que en cuenta. Tan sólo tienes que echar un vistazo al popular Interrail, una forma que hasta hace muy poco era de las más solicitadas por los jóvenes que querían conocer a fondo Europa durante el verano y podían combinar todas las conexiones de las grandes capitales mediante uno de los medios de transporte más tradicionales.

Otro de los trayectos que también se labró buena fama durante un largo periodo de tiempo fue el tren que comunicaba a Madrid o Barcelona con la capital francesa. Como se realizaba dicho trayecto por la noche, la ventaja era que, al amanecer, llegabas a una de las ciudades más fascinantes del planeta sin apenas haberte dado cuenta.

Son muchos los poetas que han hablado de los paisajes desde el tren, con lo que podemos asegurarte que el encanto de este transporte no puede ser mayor.

Sin embargo, la actual tendencia es utilizar el propio coche para desplazarse a los destinos elegidos. ¿Por qué? Pues básicamente por las ventajas de luego poder moverte en la ciudad o población a la que pretendes llegar. La libertad de movimientos que permite, y más si se viaja en familia, es única. Este es el principal motivo, al igual que el abaratamiento de costes, de que cada vez sean más los que descarten otros transportes cuando los destinos no están a miles de kilómetros.

La única pega que se puede poner a este transporte es la necesidad de llevar el coche perfecto de cara a un viaje de larga distancia. Es necesario que tenga todas las revisiones hechas para evitar sorpresas desagradables en cualquiera de las carreteras de la amplia red. También hay otra cosa a tener en cuenta, teniendo en este caso un poco de humor tal como anticipa compramostucoche.es. Se trata, como no podía ser de otra manera, de los conductores, entre los que podríamos incluso hacer un listado con los peores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *