¿Qué esperar de este 2021?

Sin duda, esta es una de las preguntas más recurrentes durante las últimas semanas.

Y es que, pese a que se creía que era imposible que las cosas pudieran ser peores que el ya pasado 2020, lo cierto es que el año ha comenzado de la peor manera posible.

Las laxas medidas durante la época navideña unido a la tan esperada llegada de la vacuna contra el coronavirus han motivado que las personas se relajaran, algo que ha repercutido notablemente en una incidencia que no deja de subir, obligando, una vez más, a imponer medidas restrictivas.

Por si esto no fuera suficiente, la nieve caída durante el paso de la borrasca Filomena por el país, no ha hecho sino venir a complicar aún más las cosas, pues si en los hospitales no había bastante con el coronavirus, ahora se han incrementado los pacientes de traumatología debido a las caídas y resbalones en un suelo resbaladizo, que con la ola de frío que azota el país se ha convertido en una auténtica pista de patinaje.

Se estima que las consultas por traumas en los últimos días se han incrementado un 15%, una cifra que no se descarta siga aumentando, pues, de momento, en buena parte de la geografía nacional el termómetro seguirá marcando mínimas negativas, batiendo los récords históricos en muchos casos.

Tal es la situación en la Comunidad de Madrid que se han suspendido las clases debido a la complicada situación de tránsito que, hasta la fecha, aún sigue sufriendo. Pero no solo los estudiantes se resienten, pues esta situación no hace sino venir a empeorar la situación de tantos otros sectores que tanto se han visto perjudicados durante la pandemia.

Y, pese a que el sector hostelero se ha cansado de levantar la voz para hacerse oír, el sector cultural, aunque mucho más silencioso, se ha visto claramente afectado, pues, a la falta de turistas debe sumarse el cierre a cal y canto de museos y exposiciones durante los pasados meses de abril y mayo.

No obstante, y pese a que los datos parecen indicar que el miedo ha desaparecido, continúan existiendo algunas personas que prefieren permanecer el máximo tiempo posible en sus hogares, algo que ya allá durante el pasado marzo motivó el auge de los deportes electrónicos, unos deportes que pretenden convertirse algún día en disciplina olímpica, aunque, de momento, habrá que seguir esperando para eso.

Y si la sociedad era cada vez más sedentaria, todo lo vivido en los últimos meses no ha hecho sino empeorar la situación, quizás por ese motivo la Organización Mundial de la Salud (OMS) haya elevado recientemente el tiempo semanal que se debe dedicar a la práctica de ejercicio físico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *