Palmira, en grave peligro

Si había en Siria un espacio que todo turista que viajara quería visitar era Palmira. Situada en pleno desierto esta ciudad antigua, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980, era uno de los principales reclamos de este país gracias a la calidad de conservación de las ruinas de este paraje. Hoy es impensable. Palmira ha muerto.

El Templo de Bel, su columnata, que daba paso a una de las principales avenidas de la propia ciudad con más de 1200 ejemplares, el Templo de Nebo, teatros, ágoras…un sinfín de piedras que hablaba de una ciudad única que ya, allá por los primeros siglos de nuestra era, consiguió albergar más de 200.000 habitantes, algo que desde luego resulta inexplicable para el estilo de ciudades que se daban en esa época.

La belleza y riqueza de este enclave era parte de la razón de la llegada, cada vez mayor, de turistas dispuestos a visitar uno de los rincones más curiosos, bellos y arqueológicos del mundo. Sin embargo, no todo es bonito en Palmira, y menos hoy en día.

Desde que Estado Islámico entró en este área siria, todo ha venido a menos. Obviamente, el turismo apenas cruza las fronteras de un país que está sufriendo uno de los reveses más importantes de su historia.

Se ha ido sabiendo cómo la organización radical se hizo con el control hace meses, en concreto en mayo, no sólo de este enclave, sino también del área grecorromana también declarada Patrimonio de la Humanidad.

Después de su llegada, todas las noticias han sido desoladoras. Parece que poco a poco han ido destruyendo un legado que, hasta su llegada, había conseguido permanecer pese al paso de los siglos. Lo que cientos de años no han conseguido, en las manos equivocadas tan sólo ha durado escasos 3 meses.

Pues bien, se acaba de conocer que han volado con explosivos el emblemático Templo de Bel o Baal. De esta forma, ya la ciudad tiene cada vez menos ruinas en pie. La comunidad internacional aún no ha hecho declaraciones al respecto, pero se espera que durante los próximos días se haga un comunicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *