Ni transporte, ni peajes ni medicinas…exentos de subida de IPC

Llegaba enero y todos miraban a las cifras del IPC para saber cuánto subirían el precio de los billetes del transporte público, si se encarecerían los peajes – sobre todo se miraba en zonas como Cataluña dada la red de peajes con la que cuenta – y si las medicinas básicas también verían incrementado su precio.

Sin embargo ha saltado ya la noticia de la ley de Desindexación, por la que este tipo de productos se desvinculará de este parámetro como una de las medidas que va a poner en marcha el Gobierno y sus socios para proteger la ya maltrecha economía familiar, que ha sufrido la que más los reveses del encarecimiento de la vida.

Este mes, por culpa del encarecimiento de la energía eléctrica y los carburantes, este diferencial que hasta ahora marcaba la subida de productos como los ya mecionados, ha subido un 3%, algo que haría que la diferencia de precio de por ejemplo un medicamento fuera más que evidente.

Esto no significa que los precios de los billetes del transporte público o de los peajes no se encarezcan cada cierto tiempo, pero siempre será por el incremento de los costes derivados y no por un diferencial que año tras año marcaba un punto de inflexión.

En el caso de la energía, sin embargo, “Aquí cabe la indexación porque el precio final de estos bienes está totalmente ligado a la materia prima” señalan. Eso significa que ciertos contratos y servicios se revisarán aún conforme a la subida actual del 3% del IPC aunque se espera que durante los próximos meses pueda rebajarse su impacto real.

En definitiva, no son del todo malas noticias para las familias que, con esta medida en temas de servicios públicos, podrán ahorrar según han recontado hasta 35.000 millones de euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *